Teniendo sólo trece años, Inés fue arrojada al fuego por causa de su fe en Cristo, y fue luego degollada. Mostró gran poder de obrar milagros tanto en la vida como en la muerte. Inés sufrió durante el reino del Emperador Diocleciano, en el 305 d. C.




Back

PayPal